Mi nombre es Ezequiel Jaroslavsky, tengo 25 años, y soy músico. Me dirijo a ustedes con preocupación respecto a su decisión de ordenar el bloqueo del sitio web conocido como “The Pirate Bay”.

Primero que nada tengo que decir que la medida me ha tomado por sorpresa. En estos últimos 10 años el Gobierno Nacional ha tomado todo tipo de acciones para fomentar la cultura en nuestro país, como el artículo 65 de la Ley de Medios que establece que el 30% de la música que se pasa en radios privadas debe ser de origen nacional, y la mitad de ese porcentaje debe ser de música producida de manera independiente; o la aprobación de la ley para crear el Instituto Nacional de la Música (INAMU); de hecho, esta última vino luego de que en el 2006 el presidente Néstor Kirchner derogase la ley 14.597, tras escuchar las quejas de músicos auto convocados, y aceptar ante ellos que cometió un error. Es por esto que una medida tan perjudicial como esta me asombra. Y cuando digo que es negativa, no solo me refiero para nosotros los músicos, sino también para CAPIF.

Hay estudios que demuestran que el peer to peer o P2P (el cual debe diferenciarse de la piratería en la que se busca un beneficio económico a través de la falsificación) beneficia a los artistas, como aquel realizado por la Escuela de Economía y Ciencias Políticas de Londres. En él se prueba que las personas que consumen contenido digital suelen gastar más dinero en entretenimiento que las que no. El negocio del entretenimiento ha cambiado junto con la tecnología. Esto es algo que ustedes saben con claridad, pero esta orden prueba que no comprenden de qué manera. Lo demuestra primero el hecho de que intenten tomar medidas legales para solucionar un problema que claramente viene de la incapacidad de responder a los cambios en los consumos de las personas. Sitios como Netflix, los cuales son pensados para encontrar un punto intermedio que beneficie tanto a consumidores como productores, son perjudicados por la falta de oferta que tienen, producto de la imposibilidad de las grandes empresas de entender que la gente quiere (y tiene) acceso instantáneo a todo. Lo que no consiguen ahí lo conseguirán en otro lado.

El problema es legal, sí, pero de una forma totalmente opuesta a la que plantean con esta medida. Si una ley dificulta el acceso inmediato de contenidos de entretenimiento, debe ser cambiada. Puede parecerles incorrecto, pero el mundo ya ha avanzado sin ustedes en este caso. La realidad es esta, e intentar bloquear un sitio de P2P es como tratar de detener la luz del sol con las manos, y solo perjudica su imagen. Les pido con todo respeto que dejen de pelear lo que no pueden vencer. El esfuerzo y el dinero gastado en abogados para bloquear este sitio han sido en vano. Mi proveedor de internet ya bloqueó The Pirate Bay, y aun así me encuentro en él. Existen cualquier cantidad de proxies que me lo permiten, que se encuentran en otros países.

El manager y productor británico Peter Jenner planteó en su conferencia en la edición 2013 de MICA que se llevó a cabo en Tecnópolis que si los proveedores de internet cobrasen a los usuarios 6 euros más por su servicio, eso cubriría por amplio margen el dinero necesario para compensar los derechos de autor perdidos por la piratería. Esta cifra viene de un modelo planteado en un contexto europeo, pero no veo por qué no se puede encontrar una cifra lógica en nuestro país.

En conclusión, intentar bloquear The Pirate Bay es inútil, y sólo da la imagen de que la Cámara Argentina de Productores de Fonogramas y Videogramas no comprende el mundo en el que vivimos, y no tiene ningún interés de proteger a nadie más que las grandes empresas multinacionales. Espero que la Comisión Directiva pueda tomar el ejemplo de nuestro difunto ex presidente Kirchner, admitir su error, y dar marcha atrás con esta medida retrógrada.

Atentamente,
Ezequiel Jaroslavsky

  1. maruubnd reblogged this from ovnissobrelaciudad
  2. ovnissobrelaciudad posted this